¿El final del cine está cerca?

¿El final del cine está cerca? 

Por Max Rocha

 

Hay muchas dudas con respecto al virus: ¿llegará la vacuna y todo regresará a la normalidad?, ¿acabó la normalidad como la conocemos?, ¿aprenderemos a vivir con esto? Sea cual sea la realidad, es evidente que el 2020 marcará una división clara entre el mundo de antes y el mundo después del Covid. Tenemos que estar preparados para lo que sea y, dentro de todas estas especulaciones, está la interrogante que engloba la cuestión principal del séptimo arte: ¿la tecnología acabará con las salas de cine? 

 

Todos extrañamos poder ir por nuestros boletos, comprar un combo de palomitas, nachos y refresco y sentarnos en una butaca a ver el estreno más esperado del año en la pantalla grande. Lamentablemente, eso ha tenido que esperar, ya que uno de los más afectados por esta pandemia ha sido el cine. 

 

Al comienzo de la pandemia muchos estrenos fueron aplazados una y otra vez, algunos lo continúan siendo. Sin embargo, recientemente casas productoras transnacionales como Walt Disney Pictures, Warner Brothers Studios o Universal Studios han optado por no aplazar más estos estrenos y sacar sus películas a la luz, confirmando que éstas no llegarán a la pantalla grande… lo cual nos deja con la siguiente interrogante: ¿es el comienzo de una transformación de la industria cinematográfica como la conocemos? 

 

Una realidad es que todos estos meses de encierro, sin salas de cine, no hemos estado cien por ciento desconectados de esta industria, ya que los servicios de streaming, presentes desde años atrás, han tomado mucha más fuerza que nunca, en ese caso… ¿Por qué no todas las casas productoras no estrenan películas si podemos verlas desde estas plataformas?, ¿Los servicios de streaming son una amenaza para el futuro de las salas de cine? 

 

EL FUTURO DEL CINE

 

Empecemos por las películas que se han visto afectadas por el Coronavirus, ya que han sido cartas fuertes para poder especular hacia dónde va la industria del entretenimiento.

Comencemos con Mulan, la propuesta live action de Walt Disney Pictures más reciente. A pesar de no ser una película tan esperada, su situación es crucial para entender cómo está funcionando esta industria en estos momentos.  

Desde el pasado Noviembre de 2019, Disney lanzó su servicio de streaming Disney+  que, al principio, sólo estuvo disponible en Norteamérica. Meses más tarde, comenzó a llegar a Europa y, consecutivamente, al resto del mundo. En América Latina, esta plataforma estará disponible a partir del 17 de noviembre de este año. 

 

Disney anunció que Mulan llegaría a la plataforma e, inicialmente, no ‘en streaming’; es decir, no bastará con tener una cuenta de Disney+ para poder acceder a la película, sino en forma ‘On Demand’, que consiste en pagar por aparte para poder verla, es así como el estreno de Mulan se hará en una plataforma, en lugar de en la pantalla grande, hecho que nos lleva a cuestionarnos si esta no será la primera vez que se estrene una película Disney+ en lugar de estrenarse en la pantalla grande, ¿será que a las compañías les convendrá más estrenar sus películas en plataformas virtuales?. Mulan tiene un costo de 21,99 euros/ 29,99 Dólares y, a pesar de no tener Disney+ en México, se estima que la película costaría alrededor de 550/650 pesos mexicanos. Mulan ya no estará presente en salas de cine, o por lo menos no antes de estar presente en una plataforma, la pregunta es: ¿Disney está condenando su película o es una nueva estrategia? 

Mulan salió a la luz el pasado 4 de septiembre y su recaudación hasta el día de hoy es de 66.3 millones de dólares, ¿eso es mucho o poco? comparada con sus live action antecesores es muy poco. Pero eso es hasta ahora… a la larga podría recaudar más... hay que esperar a ver qué pasa.

Soul (Pixar)

Por otra parte tenemos, Soul la película de Pixar del director Pete Docter, quien ha dirigido más películas de este estudio de animación, como Up e Intensamente. 

El estreno de Soul ha sido confirmado para el 25 de diciembre de 2020 en Disney+, pero no llegará de forma “On Demand”, bastará tener tu suscripción para poder verla. 

 

Por otro lado, tenemos el caso de TENET, la nueva película del aclamado director Christopher Nolan, película que el director lanzó a las salas de cine. Nolan se rehusó a estrenarla en plataformas digitales, ya que quería apoyar a estos complejos que ahora mismo están pasando por un mal momento. La recaudación de esta obra es de 250 millones de dólares, pero en Estados Unidos aún no llega a los 5 millones, reportó variety.

 

De parte de Warner Bros Studios tenemos ejemplos como la película Scoob, que ya se estrenó en Estados Unidos en plataformas digitales, al igual que The Witches, que llegará a finales de este mes a HBO MAX, plataforma de streaming por parte de Warner, no disponible en territorio latinoamericano. La próxima película en puerta de este estudio es Wonder Woman 1984, ¿llegará en formato digital?... Patty Jenkins, directora de la película, comenta al respecto: “No creo que ninguno de nosotros quiera vivir en un mundo donde la única opción para llevar a tus hijos a ver una película es en tu propia casa o no tener a un lugar a donde ir para una cita, si cerramos los cines no sería un proceso reversible, estaríamos dando muerte a las salas”.   

 

La directora no quiere que su película llegue a estas plataformas, Sin embargo, al final del día, una cosa es lo que quieren los directores de arte, y otra muy distinta es lo que el estudio o la producción decida. 

 

Sony, por otra parte, confirmó que no llegarán ninguna de sus películas a plataformas de streaming y esperarán hasta que los cines abran en su totalidad para poder lanzar sus proyectos.

 

Esto nos hace pensar que las salas de cine siguen estando en la cabeza de los creadores y productores de obras cinematográficas. El cine es una experiencia en sí misma y, aunque tengamos acceso a diversas plataformas digitales y servicios de streaming desde la comodidad de nuestras casas, no hay nada como sentarse en una butaca enfrente de una pantalla grande para disfrutar de una buena película. 

 

En lo que hay que pensar es en la intención de los creadores, productores y distribuidores de los filmes, ¿quieren que la película sea una experiencia estética?, ¿que la gente aprecie la cinematografía en una sala?... ¿o se hace puramente con fines comerciales que, en el futuro, podrían satisfacerse a través de servicios Streaming y/o On Demand?

 

Bien dice el escritor Neil Gaiman en su obra Art Matters que los libros físicos son como tiburones. Los tiburones han estado en la tierra desde antes de los dinosaurios, y nadie es mejor siendo un tiburón que los tiburones. Lo mismo pasa con los libros físicos: aunque existan mil maneras de leer un libro de forma digital, nadie es mejor siendo un libro que un libro. ¿Podemos usar el mismo principio para el cine?, ¿Aunque existan múltiples plataformas y formas de ver una película, la experiencia que engloba ir al cine es única e irremplazable?... ¿Las salas de cine son como tiburones? ...¿La experiencia de ir al cine aún estará presente para futuras generaciones o el cine se está extinguiendo frente a nuestros ojos? En menos de lo que nos demos cuenta... ¡la pantalla grande podría ser la tele de nuestra sala!