;

¿Te ha dado anagnórisis?

Esa palabra tan peculiar, que viene del griego, significa “reconocimiento”. El héroe descubre algo acerca de su familia, de sus amigos, de su entorno o de sí mismo, que lo cambia por completo. Ya no hay marcha atrás, pues gracias a esa revelación, deberá tomar una decisión importante acerca de su destino. Para explicarnos mejor, esa frase “Yo soy tu padre” es un ejemplo clarísimo de anagnórisis.

Pero este concepto no es nada nuevo. Es un recurso narrativo que existía desde la Antigua Grecia. Aristóteles lo acuñó en su Poética, aunque en esa época lo aplicaba a la tragedia. Por ejemplo, cuando Edipo se hace consciente de que cumplió la profecía del oráculo de Delfos. (No te contamos en qué consistía para evitar spoilers).

Posteriormente, se ha aplicado en el cine, radio, telenovelas, series, novelas, etc. y resulta muy efectivo para dar ese “giro de tuerca” que termina de enganchar al lector o espectador. En el caso del teatro, también es un recurso muy utilizado por dramaturgos en todo el mundo y es muy interesante ver cómo los actores asumen este reto.

Otros ejemplos serían: Cuando el personaje principal de Sexto sentido descubre que ha estado hablando con un fantasma. Cuando en el filme Los otros, los protagonistas se enfrentan a la realidad que permanecía oculta: Ellos son los otros. Incluso si ese gran secreto es claro para el público todo el tiempo, el momento en el que el personaje lo sabe es una anagnórisis, como es el caso de The Truman show, cuando se entera que toda su vida ha sido transmitida en vivo y que su ciudad no es más que un set de televisión.

¿Se te ocurre algún otro ejemplo de anagnórisis? ¿Te parece un recurso interesante?

Si estás buscando una preparatoria artística que te permita hacer lo que más te gusta, mientras cumples con los requisitos académicos cubriendo altos estándares educativos, sin duda ESN SUNLAND es para ti, ¡Infórmate aquí!