;

La íntima relación entre danza y pintura

  1. La clase de ballet, Edgar Degas.

Este pintor francés, exponente del Impresionismo (aunque él mismo negaba ser parte de este movimiento) retrató a muchas bailarinas, ya sea en el escenario, en ensayos o en clase. Su fascinación por representar el movimiento y las actividades cotidianas de su natal París, lo llevaron a pintar escenas de ballet, en las que mostraba el cuerpo atlético y grácil de las bailarinas. Su peculiar estilo al pintar y el uso de colores opacos, permiten observar el movimiento en los vestuarios de las bailarinas que plasmó en sus cuadros. El más famoso, La clase de ballet (1871-1874) muestra a muchas bailarinas en diferentes posiciones e incluso a un maestro de danza con su tradicional bastón.

 

  1. La danza, Pablo Picasso

El español, a quien normalmente se le ubica como miembro del cubismo, también realizó obras de corte surrealista. Una de ella es precisamente La danza (1925). Inspirado en su entonces esposa, la bailarina rusa Olga Khokhlova, Picasso pintó a un grupo de mujeres desnudas en una habitación burguesa, enlazadas por las manos, bailando frente a un balcón desde el cual se puede ver el cielo (¿o el mar?). Un detalle curioso, es que mientras Picasso realizaba esta pintura, se enteró de la muerte de su amigo Ramón Pichot, y decidió incluirlo, aunque no tuviera nada que ver con el tema del cuadro.

 

  1. Infinita Frida, Alexander Maev

La mexicana Elisa Carrillo, primera bailarina del Ballet de la Ópera de Berlín, produjo y protagonizó en 2013 un ballet llamado Infinita Frida, en el cual rendía homenaje a la pintora Frida Kahlo. Elisa sintió desde niña una profunda admiración por la artista, y es por eso que pidió a varios creadores rusos que colaboraran en la creación de esta pieza. Si bien el ballet no contaba la historia de vida de Frida, y mucho menos la historia de amor con el también pintor Diego Rivera; constaba de varias escenas que representaban los cuadros más famosos de la mexicana y su trascendencia en el mundo entero (De ahí el nombre del espectáculo). La coreografía era de Yury Smekalov, y contó con el apoyo del gobierno del Estado de México.

 

¿Qué otros casos de encuentros entre pintura y danza conoces? La danza es una de las artes escénicas y es una de las especialidades de Sunland, la preparatoria artística de la Escuela Sierra Nevada. Conviértete en uno de nuestros alumnos ¡Infórmate aquí!