;

¿Qué tiene que ver la inteligencia emocional en el teatro?

Para Daniel Goleman, la inteligencia emocional incluye, entre otras habilidades: Ser capaz de motivarse y persistir frente a las decepciones, controlar los impulsos, regular el humor y evitar que los trastornos disminuyan la capacidad de pensar, mostrar empatía y abrigar esperanzas. Para él, tenemos dos mentes: una que piensa y una que siente.

Incluso Aristóteles, sin existir el término de Inteligencia emocional en su época, recomendaba poner atención a la rara habilidad de ponerse furioso con la persona correcta, en la intensidad correcta, en el momento correcto, por el motivo correcto, y de la forma correcta. Así que al ser algo intrínseco al ser humano, forma parte natural también del teatro.

En literatura y en teatro, existe el concepto de la Anagnórisis o Agnición, que consiste en el reconocimiento dramático de la identidad de un personaje, o el significado de un objeto esencial en la historia. Este conocimiento siempre provoca sorpresa y lleva consigo  consecuencias terribles o felices. Se trata de un recurso eficaz para provocar giros inesperados, tanto en los nudos de acción como en la historia interior de los personajes. Puede producirse a la vez en el personaje y en el espectador, creando un efecto emocional basado en la sorpresa.

El teatro, uno de los exponentes más inclusivos dentro del área artística por incorporar en su ejecución diferentes áreas del conocimiento y del arte en general; es un medio poderoso para el desarrollo emotivo-transformador; a partir del intercambio de roles y la postura empática con el personaje, posibilita cambios en el pensamiento y en consecuencia un impacto en las relaciones sociales que se establecen dentro y fuera del contexto teatral.

Cuando se menciona que el teatro es un arte inclusivo, nos referimos específicamente a que puede cubrir las necesidades especiales de cualquiera de sus ejecutores y espectadores, es decir, el teatro no solo está hecho de palabras o lenguaje oral, también está hecho de gestos y movimiento corporal expresivo posibilitando el entendimiento de las diferencias.

El artista escénico busca comunicar con todas sus posibilidades al espectador lo que está sintiendo y diciendo. Uno de los objetivos del teatro es precisamente comunicar con todo el cuerpo.

Para el actor, cuando le muestran un guión y lo desmenuza, al explorar las aristas de un personaje o situándose en una época concreta que no ha vivido, no resulta sencillo desnudarse y dejarse estacionado entre bambalinas para encarnar a otro al mismo tiempo que se utilizan las herramientas, instrumentos y competencias personales que se poseen y que son inherentes a uno mismo.

¿Y qué tiene que ver esto con la Inteligencia Emocional? Todo; sí, todo. La empatía o la capacidad para ponernos en el lugar del otro se activa, en la medida en que logramos descalzarnos y ponernos los zapatos del personaje. De la misma manera sucede con la autoconciencia, cuando rascamos y ablandamos el duro caparazón con que nos protegemos, siendo capaces de ahondar más allá y reconocer sentimientos, identificarlos, aceptarlos y gestionarlos. Tampoco olvidemos el vasto territorio de las habilidades sociales y sus vínculos con el sentido del humor, la capacidad de resolver conflictos, la asertividad, el lenguaje corporal o la capacidad de escucha activa.

La Inteligencia Emocional es parte fundamental de la técnica actoral. Por lo tanto, es importante tomarla en cuenta al diseñar un plan de estudios. No es suficiente enfocarse en los métodos que ayudan al actor a conocer su personaje, analizar el texto, manejar su cuerpo, caracterizar su físico, modular y matizar su voz, y otros detalles de la técnica actoral. Así como el actor hace uso de otros artes y ciencias para realizar su profesión, tales como historia, física, matemáticas, danza, literatura, etc., también utiliza la psicología e inteligencia emocional para lograr un equilibrio de emociones, que le faciliten su tarea y le brinden ayuda al gestionarlas para darles un cierre adecuado al final de la escena, obra de teatro, filmación o interpretación en vivo o grabada.

Los estudiantes de nuestra prepa artística son capacitados en estas disciplinas. ¿Qué esperas para formar parte de ella?  ¡Infórmate aquí!