;

Artes escénicas y educación en valores van de la mano

En entradas anteriores hemos hablado sobre los efectos positivos de las artes escénicas en el cerebro y del por qué las manifestaciones artísticas de cualquier tipo son elementales para el sano desarrollo. Recordemos que estas son manifestaciones socioculturales que permiten desarrollar diversas competencias sociales, expresivas y creativas. No solo ayudan a mejorar el lenguaje corporal y a tener conciencia sobre ellos mismos, sino que además fomentan un mejor entendimiento del entorno, lo que ayuda a niños y adolescentes a relacionarse más fácilmente de forma positiva con su entorno.

De aquí que el practicar danza, música, teatro y poder desenvolverse en un escenario ya sea bailando, cantando, tocando algún instrumento o actuando, sea un parteaguas para poder entenderse y entender al mundo que los rodea, reconocerse y reconocer al otro. Gracias a esto, se trabaja de forma natural la autoestima e independencia. Además, al enfrentarse a un público, construyen la tolerancia a la frustración mientras trabajan en la empatía.

 

En ESN SUNLAND, utilizamos el análisis de todo estos elementos y beneficios para crear una propuesta educativa diferente en la que el arte fuera el eje conductor en la adquisición de conocimientos. Es así como nuestro modelo de preparatoria artística integra un alto nivel académico con una intensa preparación en música, danza y teatro con el objetivo de preparar jóvenes preparados con herramientas para la vida. Acércate a nosotros y conoce hoy mismo todo lo que tenemos para ofrecerte.